REVISTA Año 65 . Número 4. 2000
ORGANO OFICIAL DE LA ASOCIACION ARGENTINA DE ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA

 
 

INDEX

 

 
 

CLINICAL STUDIES

•  REVISION SURGERY IN LUMBAR DISC HERNIATION

N. Fiore, J. Lambre and O. Romano

Fundación Mainetti, Gonnet and Hospital Español, La Plata, Buenos Aires

ABSTRACT: One hundred patients included reoperation in the lumbosacral spine due to one or more failed surgical managements of radicular compressions presumably secondary to disc herniation. The reasons of failure, the most appropiate diagnosis approach for these patients and the outcomes of revision surgery (particularly whether or not fusion was needed) were analyzed. The reasons of failure were: diagnostic error (another pathology in 5%), disc herniation (recurrences or another level in 32%), compression due to narrow lateral recesses in 20%, and vertebral instability in 43%. Revision surgery had a good outcome in 50% of patients; however, some improvement was achieved in 84%. Outcomes were better when release did not include fusion (61.7%) as compared to when it did (39.2%). When fusion was needed, outcomes were superior with instrumentation (42.5%) as compared with no instrumentation (27.2%).

KEY WORDS: Lumbar disc. Lumbar disc herniation. Failed surgery in lumbar disc herniation.

 

top

•  DIAGNOSIS OF SCIATICA AND FEMORAL NERVE PAIN OF UNUSUAL ETIOLOGIES

J. Hokama

Hospital Zubizarreta, Buenos Aires

ABSTRACT: Sciatica and femoral nerve pain are painful symptoms usually associated with lumbar or lumbosacral disc herniation. Nevertheless, pain may also be caused by other conditions. Out of a total population of 2,951 patients with sciatica or femoral nerve pain, 94 patients, 70 with non pseudoradicular pain and 24 with pseudoradicular pain were assessed. Age, genre, chief complaint, clinical features, time to diagnosis and MRI were analysed. The incidence of sciatic or femoral nerve pain of unusual etiologies was 3.2%. The most frequent etiologies were tumors (24.5%) and diabetes (19.1%).

KEY WORDS: Sciatica. Femoral nerve pain. Pseudo-radicular pain. Diagnoses. Etiologies. MRI.

 

top

•  FEMORAL STEM WITH AN EVEN CEMENT MANTLE

D. Verschoor

Hospital Alemán, Buenos Aires

ABSTRACT: Most of the primary total hip replacements are currently undertaken with a cemented femoral stem. This paper analyzes the advantages of an even cement mantle and describes the results of our first 100 stems implanted in order to achieve a complete polymethylacrylate mantle. The benefits of modern centralization and cementing techniques have been reported by several authors. By avoiding cement fractures and breaches the risk of aseptic loosening is diminished. We analyze clinical data as well as postoperative complications. Short-term analysis ranges from 1 to 4 years. Postoperative X-ray examination showed adequate cement mantle in 92 cases. The remaining 8 showed either contact between the stem and cortical bone or cement thickness less than 1 mm. Due to different stem sizes available the medullary canal fill was adequate in all cases. The stem orientation was neutral in 76 cases, in valgus in 8 cases and in varus in 16 cases. Seven patients of the latter group had an incomplete cement mantle. Only 1 case had more than 5° varus, indicating poor prognosis. Adequate proximal orientation may improve results further. An even cement mantle can be achieved paying attention to preoperative planning and technical details. Long term results remain to be evaluated.

KEY WORDS: Hip prosthesis. Femoral stem. Cement mantle. Centralizer.

 

top

•  CONGENITAL VERTICAL TALUS: EVALUATION OVER 15 YEARS FOLLOW-UP

A. G. Sanguineti

Instituto de Rehabilitación Psicofísica, Martínez, Buenos Aires

ABSTRACT: The outcome of surgical treatment in 4 patients (7 feet) with congenital vertical talus was evaluated. Follow-up was >15 years (mean 18 years 5 months; range 15 years 1 month - 22 years 2 months). Mean age at surgery was 2 years 8 months (range 1 month-1 year 5 months). Three feet included reoperation, 2 due to incomplete reduction and 1 due to over-correction. Except for the patient with myelomeningocele, clinical and X-ray evaluation was performed in the other three patients with bilateral disease who also completed a questionnaire. The outcome was good in 5 feet and fair in one. Although the motion range was reduced in the ankle, subtalar and midfoot joints, the three patients were able to perform daily activities, including sports, without pain and claudication, using standard shoes. There is a marked discrepancy between the clinical and overall functional outcome of the ankle and foot, and the degree of radiographic alteration.

KEY WORDS: Foot deformities. Congenital disease. Congenital vertical talus. Convex pes valgus.

 

top

•  FEMORAL SHAFT FRACTURES IN CHILDREN FROM 11 TO 16 YEARS OF AGE

H. F. Girardi (h)

Sanatorio Americano, Rosario, Santa Fe

ABSTRACT: The use of elastic intramedullary nailing (EIN) in 17 fractures of the femoral shaft in children (age range 11-16 years) is reported. Complications were minimal; one back migration of the rods occurred in a patient without locking. There were no cases of malalignment, nonunion or significant growth changes. EIN involves the insertion through the distal metaphyseal seal and locking of flexible rods. Early weight bearing as possible is recommended. In contrast with conservative treatment, EIN does not include prolonged bed rest, which makes it particularly advantageous for children. The high union rate and low rate of complications, as well as brief hospital stay and rapid recovery, make EIN the treatment of choice in this age group.

KEY WORDS: Fractures. Adolescents. Femoral shaft fracture. Intramedullary nailing.

 

top

•  EXTERNAL DISCOID MENISCUS. ARTHROSCOPIC TREATMENT WITH 9-YEAR-FOLLOW-UP

A. Makino, E. Garcés, M. Puigdevall, M. Ayerza and D. L. Muscolo

Hospital Italiano, Buenos Aires

ABSTRACT: Twenty five patients with symptomatic external discoid meniscus, treated with arthroscopic meniscectomy, were evaluated. Surgery was total in 8 patients and partial in 17. Postsurgery follow-up averaged 9 years (range 4-18 years). According to Ikeuchi functional evaluation, outcomes was excellent in 88% of the patients in the partial surgery group and in only 40% of those in the total surgery group. Joint wasting of the external compartment was not greater in the operated knee, when compared with the contralateral knee.

KEY WORDS: Meniscus. Discoid meniscus. Meniscectomy.

top

 

 
 

CASE REPORTS

OSTEOID OSTEOMA OF THE SPINE. REPORT OF FOUR CASES

S. Charosky, J. P. Bernasconi, P. Coll, T. Rudt, P. Sirna, M. C. Pedemonte, R. Zisuela, E. Sosa and G. Ramírez

Instituto Dupuytren, Buenos Aires

 

top

•  SPONDYLOPTOSIS. GAINES' TECHNIQUE

J. Gelosi

Hospital Británico, Buenos Aires

 

top

•  OS ODONTOIDEUM

M. G. Silva, J. P. Bernasconi, P. Coll, T. Rudt, E. Sosa, P. Sirna, R. Zisuela, M. C. Pedemonte and G. Ramírez

Instituto Dupuytren, Buenos Aires

 

top

RESEARCH

•  MITOTIC ACTIVITY IN IN VITRO AND IN VIVO CHONDROCYTE TRANSPLANTATION

*,**G. Peretti, ***F. Razza, ***G. Macías, *E. Caruso and ****W. Albisetti

*Massachusetts General Hospital, Boston, EEUU, **Ospedale San Raffaele, Milán, Italia, ***Hospital Argerich, Buenos Aires, Argentina, and ****Istituto di Clinica Ortopedica, Milán, Italia

ABSTRACT: Transplantation of allogenic devitalized matrices carrying autologous chondrocytes previously isolated and seeded on them might solve the problem of repairing joint cartilage lesions. This study analyzes the mitotic activity of chondrocytes seeded in allogenic devitalized cartilage and implanted in living animals. Chondrocytes of joint cartilage of lambs were enzimatically isolated and seeded in vivo in allogenic devitalized matrix during three weeks. At the end of the co-culture period, the matrix compounds and chondrocytes were transplanted into subcutaneous pouches of atymic mice. Histological evaluation of the experimental and control samples was performed following incorporation of tritiated thymidine. The results showed a significant reduction in thymidine incorporation values, as of experimental moment zero (pre-implant evaluation) up to implant day 28, following by a slight increase by day 42 of the study.

This experience has shown that joint chondrocytes (seeded in vitro and then transplanted in vivo on an allogenic devitalized matrix), tend to change their own mitotic activity from very high levels, corresponding to the initial experimental days (typical of the in vitro phase of cell proliferation), to very low levels, resembling the performance of in vivo joint chondrocytes.

KEY WORDS: Chondrocyte transplantation.

 

top

 

 
  RESUMENES DE LOS TRABAJOS PRESENTADOS EN LAS SESIONES CIENTIFICAS DE LA AAOT

•  ESQUEMA DEL TRATAMIENTO DEL PIE ZAMBO CONGÉNITO: RESULTADOS A LARGO PLAZO

E. M. M. Fernández

Se presentan a consideración 445 pies varo equino congénito. Se utilizó la clasificación de Dimeglio en cuatro tipos. Se mostró la técnica quirúrgica que corresponde a la liberación subastragalina completa de Simons a través de la incisión de Cincinatti. Las bondades de esta técnica se reflejan en los resultados que, en un alto porcentaje, son buenos o regulares y sólo en el 10% son malos, pero la mayor parte de los pacientes habían recibido otro tipo de tratamiento. A los 10 años de evolución, podemos concluir en que nuestra conducta fue acertada para corregir quirúrgicamente estos pies tan complejos.

 

top

•  COMPLICACIONES DE LAS ARTROPLASTIAS TOTALES DE RODILLA "FRACTURAS"

M. A. Moreno

Se revisaron 52 artroplastias totales de rodilla (ATR) en 44 pacientes, 8 bilaterales, desde enero de 1997 hasta julio de 1999. De los 52 casos, 30 (57,69%) eran mujeres y 22 (42,30%), varones. La edad promedio fue 71,26 años, con una mínima de 60 años y una máxima de 84 años.

La enfermedad de base fue artrosis primaria (85%), artritis reumatoidea (10%) y lupus eritematoso sistémico (5%). El 19% de los pacientes tenía antecedentes de corticoterapia prolongada.

Se registraron todos los ítem correspondientes a las complicaciones intraquirúrgicas y posoperatorias, pero en este trabajo, sólo analizamos las fracturas que complican las ATR. En 52 ATR, se registraron 16 fracturas (30,36%) en todos los niveles.

Fracturas intraquirúrgicas:

Fractura posterior de la tibia: 1 (1,9%)

Fractura intercondílea: 4 (7,69%)

Fracturas posquirúrgicas:

Fracturas de la rótula: 2 (3,84%)

Notching : 3 (5,76%)

Fracturas periprotésicas: 6 (11,53%)

Fractuas de la tibia: -

top

•  SACROILEITIS SÉPTICA

O. H. Serrichio

Esta presentación se realiza con datos obtenidos de 165 notificaciones de artritis sépticas en el Instituto General San Martín de La Plata, tratados por el Servicio de Ortopedia y Traumatología, y el de Infectología y de nuestra práctica privada, entre enero de 1992 y diciembre de 1998.

Se estudiaron 14 casos de sacroileítis séptica (8% de la muestra). El 55% de los pacientes eran varones (8) y el 45%, mujeres (6). La edad promedio era de 24 años, (6 pacientes de la 2ª década, 6 pacientes de la 3ª década y 2 de la 5ª década).

Al comenzar la enfermedad, el 85% de los pacientes tenía dolor en la región glútea afectada; el 50%, lumbalgia baja y limitación dolorosa de la movilidad de la cadera. En el 33% de los casos (5), los pacientes presentaban dolor neuropático en territorio ciático del miembro inferior, siempre de carácter irritativo y nunca compresivo, con déficit sensitivo y/o motor.

Se destacan la necesidad de un diagnóstico temprano (casi siempre difícil por la inespecificidad de los síntomas); la realización de cultivos antes de la terapia antibiótica; antibióticos empíricos según la edad y clínica en ausencia de germen demostrable; antibióticos según cultivo; empleo de eritrosedimentación, proteína C reactiva y resonancia magnética como herramientas para evaluar el curso de la enfermedad y el resultado del tratamiento y, finalmente, indicar tratamiento quirúrgico en caso de complicaciones (abscesos y/u osteomielitis).

 

top

•  FRACTURAS DEL EXTREMO DISTAL DEL FÉMUR. NUESTRA EXPERIENCIA

E. Naser

Durante el período de 1996 a 1998, se trataron quirúrgicamente 30 pacientes con fractura del extremo distal del fémur por causas diferentes y, en varios casos, asociadas a otras lesiones (politraumatizado). Este grupo estaba conformado por varones y mujeres, con un rango de edad entre 15 y 79 años (promedio de 36 años); comparativamente, el promedio en los hombres fue de 41,3 y, en las mujeres, de 57,3.

Las fracturas fueron clasificadas, según la tabla de la AO que, para dicho segmento, asigna la numeración 33 con sus tipos A, B y C, y grupos a1, b1, c1, al número 3, respectivamente.

De los 30 pacientes, 23 tenían fracturas cerradas y 7, fracturas abiertas (expuesta). El tratamiento que realizamos en el grupo sometido a estudios se basó en la colaboración de la placa condílea de 95° con el seguimiento de 24 meses.

De acuerdo con la clasificación de la UCLA, tuvimos una puntuación de 28 a 33 en 25 pacientes, es decir, resultados buenos. En la sumatoria del grupo, no obtuvimos los 35 puntos, que es el máximo de la tabla.

En la serie estudiada, hubo dos infecciones que fueron curadas y dos roturas del clavo placa que fueron cambiadas por otra osteosíntesis, uno de los casos presentaba una seudoartrosis, por lo que tuvimos que agregar injerto; en el otro paciente, usamos metacrilato y, en una posterior intervención, empleamos injerto óseo (autoinjerto) más placa de apoyo.

 

top

•  DISCECTOMÍA CERVICAL Y FUSIÓN ANTERIOR CON PLACA CVO/ti

M. A. Calantoni

La disectomía cervical y artrodesis con placa CVO/ti, por vía anterior es una técnica que el cirujano ortopédico puede realizar sin inconvenientes. La técnica de abordaje anterior se efectuó, según los preceptos de Southwick y Robinson. La fusión cervical con las técnicas de Cloward, Bailey y Badgley y, además, una fijación ósea múltiple con placas y tornillos autoperforantes monocorticales, permitiendo estabilización primaria.

Esta experiencia en un estudio retrospectivo a 21 pacientes a los que se realizaron estos procedimientos con un seguimiento mínimo de 6 y un máximo de 15 meses. Todos los pacientes tenían radiculopatía por hernia discal con signos de inestabilidad cervical.

Utilizamos 21 placas de CVO/ti con 87 tornillos aptos para estudios de resonancia magnética. La inmovilización posoperatoria inmediata fue el collar de Filadelfia y todos los pacientes abandonaron la cama antes de las 24 horas.

El grupo estaba formado por 13 hombres y 8 mujeres, de 38 a 54 años de edad, con una mediana de 45 años.

No hubo complicaciones quirúrgicas y posquirúrgicas y, a un paciente con tres niveles de artrodesis, por migración, se le retiró el implante.

Esta técnica es un buen método, no para la patología exclusivamente por hernia, sino aquella que se acompaña de inestabilidad.

 

top

•  TRATAMIENTO FUNCIONAL DE LAS FRACTURAS DE LA DIÁFISIS HUMERAL

J. L. Toledo del Moral

Se presentan 21 fracturas de la diáfisis humeral tratadas con brazaletes funcionales entre diciembre de 1993 y enero de 1997, con un seguimiento promedio de 12,85 meses (rango, 4-41 meses). La edad promedio de los pacientes fue de 40,9 años (rango, 15-88 años). Se logró la consolidación clínica y radiológica en una media de 14 semanas, con función completa de hombro y codo en el 59% de los casos y limitaciones leves en el resto. Hubo un caso con compromiso del nervio radial (neuropraxia) que se resolvió espontáneamente.

El tratamiento inicial consistió en yeso colgante en 15 casos (71%), férula en tenacillas de azúcar en 4 casos (19%), 1 caso (5%) con refractura en el que se optó por aplicar el brazalete inicialmente y 1 caso (5%) con tracción esquelética, que además presentaba fractura expuesta tipo III A de antebrazo con codo flotante y parálisis del nervio radial.

El tiempo transcurrido desde el accidente hasta la colocación del brazalete osciló entre 10 y 60 días, con una mediana de 18 días y una moda de 14 días.

La consolidación ocurrió entre las 12 y 24 semanas, con una mediana de 14 semanas y una moda de 14 semanas.

En los 17 casos (81%) con un tratamiento funcional exitoso, 10 pacientes (59%) lograron la movilidad completa de codo y hombro; 5 casos (29%) tuvieron déficit de abducción, rotación externa e interna de entre 10° y 20°; y dos casos (12%), limitación funcional menor de 5°.

La movilidad del codo fue completa en 10 casos (59%); 7 pacientes (41%) presentaron limitación de la extensión; de ellos, la limitación fue inferior a 5° en 2 casos (12%) e inferior a 15° en 5 casos (29%).

La angulación residual de la fractura fue menor de 5° en 7 casos (41,18%) en el frente y en 6 casos (35,30%) en el perfil; entre 5° y 10°, en 7 casos (41,18%) en el frente y en 2 casos (11,8%) en el perfil; entre 10° y 20°, en 3 casos (17,65%) en el frente y en 7 casos (41,20%) en el perfil. Hubo 2 casos (11,80%) con 21° de angulación en las radiografías de perfil.

Un paciente tuvo seudoartrosis; a las 6 semanas de tratamiento y al no observar aposición de los cabos de la fractura en los controles radiológicos, se le realizó una ecografía que detectó interposición de partes blandas entre ellos; se decide cambiar a tratamiento operatorio y, en el acto quirúrgico, se halló interposición de tejido muscular; se le colocó placa DCP en injerto autólogo de cresta ilíaca y consolidó.

 

top

•  TRATAMIENTO DE LA GONARTROSIS POR GENU VARUM MEDIANTE LA OSTEOTOMÍA TIBIAL SUPRATUBEROSITARIA EN "V" INVERTIDA EN EL PLANO FRONTAL

H. Tabares Salazar

De un total de 36 pacientes con artrosis de rodilla por genu varum, tratados quirúrgicamente con este tipo de osteotomía supratuberositaria, con un seguimiento de 6 años, una edad promedio de 40,5 años, y un franco predominio del sexo masculino (69,8%).

El tratamiento se realizó en el Servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital Domingo Funes y en la práctica privada.

Entre los pacientes operados, 25 tenían cambios degenerativos artrósicos, éste era el factor desencadenante de la sintomatología. La artrosis femoropatelar no contraindicó la cirugía.

El tratamiento quirúrgico se realizó de acuerdo con la técnica y el lineamiento preconizados por Meróttoli (1963), Aiello (1974), utilizando la osteotomía alta de tibia en "V" invertida en el plano frontal.

Destacamos la simplicidad de la técnica operatoria, las pocas complicaciones y que no requiere elementos de osteosíntesis, lo que permite correcciones en el posoperatorio.

 

top

•  ESTUDIO COMPARATIVO DE LAS FRACTURAS TROCANTÉREAS TRATADAS CON CLAVOS DE ENDER, TORNILLO DINÁMICO COMPRESIVO Y CLAVO PLACA AO DE 95°

R. M. González Mata, C. R. Cabrera, L. Japas (h), J. Marcó y J. Plos

Realizamos un estudio comparativo en tres grupos de pacientes operados por fractura lateral de cadera: en 65 casos, se utilizó el método con clavos de Ender; en 25, osteosíntesis con clavo placa AO de 95°; y en 52, el sistema TDC.

Hubo mayor proporción de fracturas inestables en los grupos tratados con clavo placa y TDC. Con el método de Ender, la intervención quirúrgica duró menos tiempo, hubo menos pérdida hemática, la deambulación fue más precoz, pero hubo más complicaciones, lo que disminuyó los resultados funcionales.

Con la osteosíntesis a cielo abierto con clavo placa AO de 95°, la duración de la cirugía fue más prolongada, las pérdidas hemáticas fueron mayores y el tiempo para autorizar la marcha fue más tardío. Hubo menor porcentaje de complicaciones y los resultados funcionales fueron buenos. Con el sistema TDC, los resultados con relación a la duración de la intervención, la pérdida hemática, y la autorización de la marcha fueron intermedios en comparación a los otros dos grupos. Hubo pocas complicaciones y coincidían con defectos técnicos, y los resultados funcionales fueron muy buenos.

Finalmente, la consolidación de la fractura fue más precoz cuando se utilizaron clavos de Ender (más o menos 2 meses), seguida por el sistema TDC (aproximadamente 2 meses y medio), y con clavo placa fue más tardía (alrededor de 3 meses).

 

top

•  ENFERMEDAD DE PAGET: FRACTURAS DE FÉMUR

R. Olivetto

Entre junio de 1998 y junio de 1999, se trataron 27 fracturas femorales en el Policlínico Pami II y en la práctica privada; 15 pacientes eran hombres y 11, mujeres (una fractura bilateral). El paciente de menor edad tenía 57 años y el de mayor edad, 86 años (promedio 71,5 años). Diecinueve eran fracturas derechas y 8, izquierdas; 3 fueron patológicas por degeneración sarcomatosa. En 8 casos, la fractura femoral fue la primera manifestación de la enfermedad. Todas fueron fracturas cerradas.

La distribución topográfica fue la siguiente: 3 mediales, 2 laterales, 8 subtrocantéricas y 14 diafisarias (5 altas, 7 medias y 2 bajas).

A excepción de 2 de los casos tumorales, todas fueron tratadas quirúrgicamente.

En dos fracturas mediales, se hizo ATC cementada (la otra no se operó). En una fractural lateral, se realizó enclavijado de Ender (la otra era tumoral y se trató con quimioterapia). En todas las fractuas subtrocantéricas, se utilizaron clavos endomedulares rígidos fresados (tipo Kunstcher) o clavos de reconstrucción, al igual que en las diafisarias. Los clavos más frecuentemente utilizados fueron de 13 y 14 mm de diámetro. Dos fracturas fueron tratadas con clavos de Ender. En una fractura diafisaria baja, se utilizó un clavo supracondilar de inserción retrógrada.

En ocho casos, la técnica se realizó a cielo abierto para corregir deformidades excesivas o por seudoartrosis que requirieron la sustitución del implante original y el agregado de injerto óseo autólogo.

Fue posible evaluar a 25 pacientes (2 fallecieron antes de los 6 meses del posoperatorio, por la degeneración sarcomatosa); la evolución prolongada fue de 10 años y la más reciente, de 1 año.

Se tomaron en cuenta los siguientes parámetros: tiempo de consolidación, persistencia de deformidades, retorno a la actividad previa y complicaciones.

El tiempo de consolidación varió desde 3 meses en la fractura lateral hasta 5 meses en las subtrocantéricas y 4 meses en las diafisarias.

En el 85% de los casos, fue posible corregir las deformidades. En 5 pacientes, se practicaron osteotomías correctivas adicionales, cuando las incurvaciones eran excesivas.

El 90% de los pacientes pudo retornar a la actividad previa. Se debe considerar que el 95% de los pacientes eran jubilados (deambuladores domiciliarios). Teniendo en cuenta estos parámetros, los resultados fueron: muy buenos en 13 casos (52%), buenos en 9 casos (36%) y malos en 3 casos (12%).

No se produjeron infecciones. Tres casos (uno subtrocantérico y dos diafisarios) desarrollaron seudoartrosis, con rotura de implante. Estos pacientes debieron ser operados nuevamente colocando un nuevo clavo endomedular fresado de mayor diámetro e injerto autólogo (2 se curaron; en el tercer caso, se rompió otra vez el implante y continúa en seudoartrosis). Dos casos tumorales (una lateral y una medial) desarrollaron seudoartrosis. Uno sobrevive desde hace 8 años con respuesta satisfactoria al tratamiento oncológico. El 19% de los casos tenía seudoartrosis.

top